Colchones

Compra tus colchones al mejor precio en Ciberdescans, aprovecha todas las ofertas para adquirir los mejores colchones del mercado con la máxima garantía.
por página
Estás viendo 1 de 75 productos

El colchón que necesitas está en Ciberdescans

El origen de los colchones varía dependiendo de qué entendamos exactamente por ellos a la hora de definirlos. Desde el significado más amplio de la palabra, podemos descubrir los primeros ancestros de los colchones en el neolítico, donde los primeros homo sapiens cubrían con pieles las hojas y hierbas que iban recolectando para dormir sobre ellas.  Desde entonces, la evolución de los colchones ha sido imparable. Lo más parecido al colchón moderno aparece en la antigua Persia 3600 años a.c. convirtiendo el llenar las pieles de cabra con agua como la antesala del colchón de agua.

Menos de 200 años después, en el antiguo Egipto se utilizaban las hojas de palmera para construir su particular colchón mientras que en el Imperio Romano llenaban bolsas de tela con lana, heno, juncos o plumas. 

Los colchones en el siglo XX

A inicios del siglo XX el rey de los colchones era el de muelles. A inicios de siglo se consiguió subsanar el tema del ruido que producían al rozar unos con otros, que subsanó el diseñador James Marshall cuando enfundó en saquitos individuales de tela cada uno de los muelles. El colchón de muelles ensacados que más se popularizó a inicios de siglo fue Beatyrest, fabricado por Zalmon Simmons y que se sigue fabricando en la actualidad. Desde entonces, muchos han sido los avances, tecnologías y materiales asociadas al proceso de fabricación de los colchones que detallaremos a continuación.

Tipología de colchones

Los avances en lo que se refiere a la fabricación de colchones ha ido dejando a su paso toda una serie de tipologías, la cuales, partiendo de unos determinados materiales ofrecen al consumidor una serie de ventajas y comodidades que hacen que siempre existe en colchón perfecto sea cual sea el tipo de descanso que necesitamos.

Colchones de muelles

Los colchones de muelles nacen a principios del siglo XX y desde su origen destacaron entre los consumidores por una gran elasticidad y por la capacidad de recuperar rápidamente su forma, algo que hasta la fecha no existía. Además, los colchones de muelles son de alta densidad para proporcionar una mayor sujeción y apoyo en la zona de la columna vertebral. La densidad favorecerá la sujeción de las zonas más pesadas del cuerpo, como la cadera, y aliviará los puntos de presión en las zonas de menor peso como los brazos. Otra de las ventajas de los colchones de muelles es que estos recorren la superficie de descanso de los pues a la cabeza.

En el caso de las camas de matrimonio una de las grandes ventajas es que se evita la transmisión de movimientos de un lado a otro de la cama favoreciendo la independencia de lechos. Los colchones de muelles por su diseño son muy transpirables y favorecen la ventilación y aireación del colchón.

Colchones de muelles ensacados

La evolución de los colchones son los colchones de muelles ensacados, diseñados por Zalmon Simmons en 1925. Su particularidad respecto a los de muelles normales es que cada muelle se integra dentro de un pequeño saco de tela con el que se consigue eliminar gran parte del ruida que producen y que, en el caso de las camas de matrimonio, no se transfiera el movimiento al otro durmiente.

Colchones de espuma

Tras los colchones de muelles, aterrizaron en los años 50 desde Asia los colchones de espuma, que, junto a las almohadas de espuma, se popularizaron en Europa y EEUU. Al no tener muelles se componían de diferentes tipos de espumaciones que han ido evolucionando con el paso de las décadas. Materiales como el poliuretano o el látex consiguieron ofrecer desde entonces y hasta nuestros días un refuerzo mayor para personas con problemas de espalda y de la zona lumbar. Uno de los más resistentes son los colchones espuma de poliuretano, a ello hay que sumar que se trata de un material más económico, lo cual abarata los costes del colchón.

Colchones de agua

Totalmente en desuso en nuestros días, el colchón de agua es uno de los padres próceres del colchón que conocemos hoy en día. Su origen data del 3600 adc en Persia, cuando se rellenaban pieles de cabra y otros animales con agua. Tuvieron su momento de gloria durante la década de los 60, pero poco a poco otros materiales fueron quitándoles cuotas de mercado. Actualmente sólo algunas pocas firmas lo ofrecen en sus catálogos, la mayoría de ellos formados por un conjunto de módulos estancos rellenos de agua.

Colchones de látex

Los colchones de látex empiezan a aparecer mediado el siglo XX como una versión más dentro de los colchones de espuma, que intentaban ofrecer una alternativa a los de muelles. Están compuestos de un bloque de látex que es el que rellena a la funda acolchada. La obtención de dicho bloque se consigue al espumar el líquido obtenido del árbol Hevea Brasiliensis, abundante en Malasia. Los colchones de látex tienen una firmeza media y una acogida suave, por lo que se recomiendan a aquellas personas que no les gustan los colchones duros. Destacan por su alta densidad lo cual provoca que se adapten a la perfección al cuerpo. Los colchones de látex tienen una firmeza media y una acogida suave, por lo que se recomiendan a aquellas personas que no les gustan los colchones duros.

Dentro de los colchones de látex podemos encontrar los de látex natural, de mayor precio, ya que se obtienen con un mínimo del 85% del líquido de los árboles malayos; el mezcla, más ligero que los de látex natural, el cual se combina a la mitad con espumas artificiales; y, por último, los colchones de látex sintético, los cuales se elaboran a través de una fórmula sintética que imita al látex natural.

Colchones viscoelásticos

Los colchones viscoelásticos son los más novedosos y utilizados en la actualidad. El material viscoelástico, también conocido como poliuretano flexible fue diseñado y utilizado por la NASA a principios de los años 90 con el objetivo de repartir de manera más diversa posible la presión sobre el cuerpo de los astronautas sometidos a elevadas aceleraciones durante las misiones de la agencia espacial. Este material lo adaptó la empresa sueca Tempur-Pedic en 1992 para revolucionar el mercado de los colchones con lo que ellos mismos denominaron el “Sistema de Sueño Sueco”. Su gran éxito comenzó convirtiéndose en el material de gran parte de los hospitales antes de popularizarse e incrementar las ventas en un 49% anual.

Entre las grandes ventajas de los colchones viscoelásticos se encuentran la capacidad para aliviar el peso que la gravedad ejerce sobre nuestro cuerpo y con ello ayudar al alivio de lesiones de espalda y musculares. También es un material totalmente atérmico por lo que no sufriremos ni frío ni calor y estaremos en mayor contacto con la superficie del colchón. Los colchones viscoelásticos asimismo se subdividen en tres clases partiendo de la densidad de material viscoelástico del mismo.

Colchones ortopédicos

Otro de los tipos de colchones más empleados sobre todo en rehabilitación es el colchón ortopédico, que es aquel que está diseñado especialmente para tratar lesiones musculares y problemas sobre todo de cervicales, espalda y lumbares. Su utilización es muy beneficiosa porque favorece el rego sanguíneo y elimina los dolores de espalda y las tensiones causadas por el estrés.  Este tipo de colchones refuerza mucho la zona de la columna vertebral previniendo deformaciones en la columna y asegurando al usuario una correcta postura a la hora de dormir.

Los colchones ortopédicos permiten a la columna vertebral y, en general, a todo el sistema óseo, reposar de forma perfecta, eliminando los puntos de presión que pueden surgir en otros colchones cuando estás en reposo. Así se evita que el usuario sufra posibles contracturas y molestias musculares. Entre sus características destaca que son totalmente transpirables con lo que ofrecen una temperatura agradable mientras duermen.

Medidas de los colchones

Encontrar la unidad en cuanto a las medidas que existen a la hora de adquirir un colchón es sencillo, no lo es tanto el encontrar una nomenclatura homogénea, ya que coexisten la nomenclatura hispana con la anglosajona. Sea como fuera repasaremos los principales tamaños de los colchones.

Como es lógico, el tamaño del colchón irá ligado al tamaño de la cama. En este sentido nos podemos encontrar de más pequeño a más grande camas de un cuerpo o también conocidas como individual. Dentro de las individuales podrás adquirir la individual pequeña cuyo tamaño es de 80 o 90 centímetros de ancho con una longitud de 1,90 centímetros. Las siguientes son ya medidas de cama de matrimonio, entre ellas se encuentran las de cuerpo y medio (135 centímetros) o las de dos cuerpos cuyo ancho es de 150 centímetros.

Respecto a su longitud, la medida estándar en nuestro país es la de 1,90 metros, aunque se pueden encontrar fabricantes que fabrican colchones de 1,80 metros o de mayor tamaño, como 2 metros. Sin embargo, estas medidas por el hecho de no ser las habituales suelen hacer que los colchones sean más caros de lo habitual.

Teniendo todo esto en cuenta podemos concluir que las medidas de colchones más habituales en España son: Las medidas de colchones más habituales en el mercado son 80 X 180 centímetros, 80 X 190 centímetros, 80 X 200 centímetros, 90 X 180 centímetros, 90 x 190 centímetros, 90 x 200 centímetros, 105 x 180 centímetros, 105 x 190 centímetros, 105 x 200 centímetros, 120 x 180 centímetros, 120 X 190 centímetros, 120 X 200 centímetros, 135 X 180 centímetros, 135 X 190 centímetros, 135 X 200 centímetros, 140 X 180 centímetros, 140 X 190 centímetros, 140 X 200 centímetros, 150 X 180 centímetros, 150 X 190 centímetros, 150 X 200 centímetros, 160 X 180 centímetros, 160 X 190 centímetros, 160 X 200 centímetros, 180 X 180 centímetros, 180 X 190 centímetros, 180 X 200 centímetros, 200 X 180 centímetros, 200 X 190 centímetros, 200 X 200 centímetros.

Los colchones para bebés o colchones de cuna presentan como primera y principal peculiaridad su tamaño mucho más reducido respecto a los colchones habituales. Además, están especialmente diseñados para ellos ya que es muy importante que duerman en la postura adecuada. Los más solicitados son los que vienen con una capa de Vicofoam, que ayudan a que el bebé no pueda dormir en una postura de riesgo (boca abajo).

El colchón cuna de tu bebe ha de ser de gran calidad, que proteja su espalda y cervicales en formación. Finalmente, siempre se recomienda o vienen directamente acompañados de un protector de colchón, que protegerá al colchón de manchas de todo tipo que irán surgiendo.

Medidas colchones de bebé

En lo que se refiere a medidas de colchones para bebé, éstas están mucho más definidas que en las camas para adultos. Aquí encontramos tres tamaños diferentes de colchones. El colchón clásico de cuna para recién nacido es de 50x80 centímetros. Cuando da el primer estirón, podemos utilizar una cuna y un colchón algo mayor, el de 60x120 centímetros. Mientras que ya a partir de los 12-18 meses de vida se le puede dar más espacio e independencia con cunas más grandes que utilizarán colchones de 70x140 centímetros.  En resumen, estas son las tres tallas básicas de los colchones para bebé.

Limpieza del colchón

Antes que nada, existen una serie de elementos dentro de la ropa de cama para proteger el colchón de cualquier mancha, suciedad, ácaros o polvo y hacerlos más transpirables y evitar así que en él habite humedad, hongos o bacterias. Hablamos de los protectores de colchón. Los puedes encontrar impermeables, acolchados, termorreguladores, lisos, de rizo, con tejidos naturales…

En caso de no utilizar alguno de estos protectores si tu colchón se mancha existen diferentes soluciones que te ofrecerán muy buenos resultados. La fórmula para limpiar un colchón sería la siguiente: eliminar las posibles manchas utiliza ácido bórico en polvo o bórax, que encontrarás en cualquier local de venta de productos de limpieza o en una farmacia. Espolvorea por la superficie y déjalos reposar entre 30 a 45 minutos. En el caso de que haya manchas utiliza una esponja para hacer una limpieza en forma circular. Retira el polvo que genera esta solución con una aspiradora. Si se trata de una mancha difícil y persiste, usa un paño mojado con agua tibia con un poco de detergente líquido y frota suavemente la mancha con un movimiento circular. Utiliza una toallita húmeda para retirar la espuma que puedas ir generando al limpiarlas. Luego enjuaga el paño y retira el jabón del colchón. Tras esto, seca tu colchón a fondo antes de volverlo a utilizar.

Alternativas a su limpieza: colchón antiácaros

Si quieres evitar tener que realizar con tanta periodicidad el proceso de limpieza anterior existen fórmulas para prevenir como son los cubrecolchones y los protectores de colchón. Por otra parte, también podrás evitar la necesidad de limpiarlos tanto, adquiriendo un colchón antiácaros.

Estos colchones antiácaros y antibacterias son una barrera contra la suciedad e incorporan diferentes tratamientos isotérmicos, hipoalergénicos y antiácaros para conseguir un descanso más fresco, higiénico y natural, además de repeler el polvo. Estos colchones se fabrican específicamente para no producir alergias y crear una barrera antibacterias, antiácaros y antimoho. Con ellos evitarás el tener que limpiar los colchones con demasiada regularidad.

Cuándo cambiar un colchón

Según la recomendación de una marca de reconocido prestigio como es Pikolin, se recomienda sustituir el colchón cada 8 o 10 años. Es entre esta cifra cuando los componentes, sistemas y materiales enfocados al descanso van perdiendo calidad y efectividad llegando al punto de que su uso puede llegar a ser contraproducente para nuestra salud y descanso corporal.

Una buena solución para que nuestro colchón llegue a buen estado a los 8 o 10 años e, incluso, más es que haya rotado y girado lo recomendable para que el desgaste que se produzca sobre este se realice de manera homogénea y no se focalice sobre una determinada zona concreta.

Alternativas a cambiar el colchón: el topper

A la hora de renovar un viejo colchón que se ha ido deteriorando con el paseo de los años, una buena solución si no lo queremos sustituir es comprar un topper de colchón. Se trata de unos colchones mucho más finos que los habituales que se colocan sobre el colchón. Gracias al topper, el colchón recuperará su firmeza y su sujeción que ha ido perdiendo año tras año. Se trata de la solución más económica y la forma de estrenar nuevo colchón sin necesidad de comprar uno nuevo.

Ventajas de comprar colchones online

En Ciberdescans la venta de colchones online es nuestro día a día, por ello sabemos perfectamente cuál es el colchón que más se va a adaptar a tus gustos y necesidades. No esperes más para consultarnos sobre artículos de colchonería. Una de las principales ventajas es que podrás encontrar de un solo plumazo todos los materiales y las marcas más conocidas del mercado, compararlas, analizarlas y conseguir siempre el mejor precio.

En Ciberdescans podrás encontrar desde colchones Pikolin de muelles normablock, colchones Farmades y PerlaSalute de viscoelástica de 95 kg (como la de los colchones Tempur) y certificados médicos, de muelles ensacados baratos de Sunlay, colchones Bultex con espumaciones y tecnologías de descanso únicas, colchones de látex, etc.

Te asesoraremos hasta encontrar la mejor opción. Si compras tu nuevo colchón online podrás buscar entre cientos de modelos de colchones, disponemos de todas las marcas ajustándonos a cualquier bolsillo, desde colchones de gama alta (para los más exigentes con su descanso) hasta colchones baratos para aquellos que no se pueden permitir otros precios o casas de alquiler y residencias de verano o segundas viviendas.

Y es que en nuestra tienda online sólo disponemos de marcas de garantía, para que tu colchón esté en perfecto estado entre 8 y 10 años, ya sabes lo que publicaba por televisión la famosa asociación de fabricantes de colchones ASOCAMA: "si tu colchón tiene más de 10 años, no tienes colchón".

Comprar colchones baratos

Si te interesa adquirir colchones que destacan por su contrastada calidad al mejor precio, en Ciberdescans disponemos de una gran cantidad de colchones baratos, en los que encontrarás grandes marcas, materiales y tecnologías y sistemas de descansa a un precio inmejorable.

Asimismo, si tu negocio es la hostelería, también podrás encontrar nuestra gama de colchones para hostales, hoteles, campings, apartamentos, albergues, casas de campo y cualquier tipo de negocio relacionado. Buenos, bonitos y sobre todo muy colchones económicos.